Otra vez en el ruedo…

Nota editorial

Este tercer número nos encuentra preguntándonos por Salud Mental. Y en ese preguntar aparecieron varios interrogantes: ¿Qué entendemos por Salud Mental? ¿Por qué lo asociamos a padecimiento, enfermedad, locura? ¿Entendemos  salud-enfermedad como dos polos en interacción? ¿En la sociedad actual: quién es el enfermo, quién es el niño con problemas de aprendizaje, quién es el loco? ¿Con qué parámetros determinamos qué es salud? ¿Qué pasa con aquel que no se adapta a lo que la hegemonía propone? ¿Queda etiquetado como enfermo? Demasiadas inquietudes que nos llevaron y nos trajeron a lecturas, búsqueda de información, debates y más preguntas. Pero también a hacer visible que en las representaciones sociales y en el discurso corriente la Salud Mental aparece asociada al padecimiento severo y a una disciplina particular. Sin dudas sostenemos es mucho más que eso, incluye problemáticas del vivir cotidiano en las comunidades, familias e instituciones con las que nos vinculamos y que abarcan al sujeto en todos los aspectos que lo constituyen como tal: lo biológico, las posibilidades de desarrollo afectivo, emocional, laboral e intelectual y su inserción al medio cultural y social. Por ello varias disciplinas están  implicadas en su abordaje; como la Medicina y Psicología, la Psiquiatría, y también el Trabajo Social, el Arte, la Psicopedagogía, entre otras.

Nos preguntamos por el Estado: no es un papel menor. Más allá de la sanción de la Ley Nacional de Salud Mental Nº 26.657 es fundamental analizar los espacios que se ofrecen, los recursos humanos, económicos, materiales con los que se cuentan para acompañar a quienes tienen problemáticas pero también para pensar cómo se previene y se trabaja en la promoción de salud.

Hoy, desde esta nota editorial, nos animamos a decir que entendemos la Salud Mental como un asunto inmediato y entrelazado al APRENDIZAJE. Implicaría la relación del sujeto consigo mismo, con otros y con el mundo circundante de manera creativa y critica, pudiendo así transformar y transformarse. Pero no solo esto, sino que esta vinculación tiene que ir de la mano de un proyecto amoroso y colectivo: CON OTROS. Nada de todo esto tiene que ver con el sistema socioeconómico que hoy está vigente, que por el contrario se basa en el individualismo y la fragmentación para sostenerse. Por eso, deseamos abrir camino y dar voz a todas estas preguntas que a veces no se escuchan.

Te invitamos a que nos acompañes y te preguntes con nosotros.

“Juan y los barcos”

Juan pinta barcos. Cuando los termina, se ríe.

Dibuja balsas, lanchas, submarinos y

hasta una corbeta con su mástil.

Da el toque final a otro, y se ríe.

La psicóloga dice: “Es el momento en que delira”.

Juan dice: “Me rio porque si dibujo barcos,

no me hundo”.

 (Del libro: “El asilo. Memorias de la vida cotidiana. Oliva, 1914-2011″)

DSC05911foto

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s